No nos preparan para las despedidas. No entendemos que, algún día, tendremos que pasar por el trago de decir adiós para siempre a alguno de nuestros seres queridos. Que todos y todas nos vamos.

Hoy me toca despedirme de ti y no se por dónde empezar. Todavía no lo he asimilado y en mi se mezclan disgusto, dolor, rabia y enfado a partes iguales.

No consigo entender qué es lo que ha pasado. Ni cómo, ni por qué, sobretodo el por qué. Pierdo una amiga, la mejor que he tenido, casi una hermana.

Yo esperaba un mensaje y una celebración posterior. Ahora deberíamos estar hablando de cómo había ido todo, de si te dolían mucho los puntos y las tetas; de si Eñaut se parecía a los Garai, a los Larrea o le habrías dejado a Mikel aportar algo…  Y el mensaje llegó, pero de otra forma… de la peor de las maneras posibles.

Como tantas veces habíamos hablado, este es uno de esos momentos en los que me gustaría ser creyente, para poder justificarlo de alguna forma, para poder agarrarme a algo. Pero no hay nada a lo que agarrarse.

Te has ido. Te has ido, así, silenciosa y discretamente, como tú eras. Y no lo entiendo. Es tan injusto…

Eres una de las mejores personas que he conocido, ya lo sabes, porque te lo decía muchas veces. Y me encantaba que te pusieras roja al oírlo y me contestaras eso de “Ay amaaaa, Ocerin, ez pasatu, txo!”. Pero sabías que era así, porque yo no era la única que lo sentía y te lo decía. Sólo sabías sembrar cosas buenas a tu alrededor, indiscriminadamente y a discreción, para todos y todas. Siempre con esa sonrisa; esos comentarios a veces ácidos, a veces duros, pero siempre sinceros; ese buen rollo que trasmitías; siempre dispuesta a ayudar… Tantos siempre y tantas cosas…

No había otra como tú y pasarán generaciones hasta que haya otra igual. Con ese corazón tan y tan grande, que hubo que ponerle un cuerpo también grande para que cupiese.

Te abrías y te dabas entera, sin condiciones. Generosa, trabajadora, amiga, amable, compañera, alegre, tenaz, animada, simpática, cariñosa, enérgica, modesta, agradable, incansable, habladora, ruidosa … y podría seguir la lista y recorrerme todo el abecedario.

Te has ido dando vida y dejando un regalo. El mejor. Y es que has sido generosa hasta para eso. Sólo me queda el consuelo de que Eñaut ha llegado a una familia grande en la que se respira mucho amor y que va a sacar mucho de su amatxu.

Me dejas, con tantas cosas pendientes para hacer juntas…
Todavía repaso los mensajes de hace apenas tres días, yo vacilándote desde hace seis meses con que Eñaut nacería el 20 de enero, con un tambor debajo del brazo y que a lo mejor deberías plantearte todavía llamarle Sebastián; preguntándote cuándo demonios ibas a coger la baja, para que no rompieras aguas con un queso en la mano … Y ahora sólo pienso que me los podría haber metido por el culo.

Me quedo con todo lo que me has aportado, que sólo ha sido bueno. Hasta en los peores momentos sabías qué decir y qué hacer y siempre tirar adelante, pasara lo que pasara. Anda que no nos hemos echado risas y no hemos pasado cosas tú y yo, en aquel despachito minúsculo que empezamos compartiendo; tantas conversaciones; nuestras listas top ten de tantas cosas; tantos trabajos juntas; y siempre con ganas y actitud.

Me has enseñado tanto… sólo aspiro a que me sirva para algo y haya aprendido lo suficiente de ti.
Ayer me decía una amiga común que siempre estarás conmigo, que ahora te podré pedir ayuda en los momentos duros y que me sabrás indicar qué hacer. Eso espero, porque te voy a dar mucho trabajo, ¡que lo sepas!

Doy gracias a la vida porque un día nos puso en el mismo camino. Contigo me tocó el premio gordo de la lotería. Nos tocó a todos/as los/as que te conocimos.

Te morirías de la vergüenza, lo sé, pero me quedo, entre otras muchas, con esta foto juntitas, como siempre estaremos.

Lexuri eta biok

Te has llevado un cachito de mi, pero me dejas mucho tuyo. Y eso me alegra.

Gero arte laztana. Nirekin betiko. Maite zaitut Lexuri!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=jpZgpeFsDmk]